Ecumenismo

Dos jerarcas ortodoxos contra la corriente ecumenista de estos últimos tiempos

 

Nos hacemos eco de una noticia que está corriendo como la pólvora a lo largo del mundo a través de internet. La noticia proviene de una página papista: http://www.vaticaninsider.lastampa.it y evidentemente tiene un tono despectivo, pero nosotros los ortodoxos, sólo podemos dar gracias a Dios de que aún existen jerarcas que no se dejan llevar por esta corriente ecumenista.

Sacerdotes ortodoxos

Sacerdotes ortodoxos

La carta de dos metropolitas griegos al «líder del Estado Vaticano»: 89 páginas de duras acusaciones en las que piden a Roma que renuncie a su «orgullo satánico»

ANDREA TORNIELLI
Ciudad del Vaticano

Uno de los dos firmatarios no es ajeno a este tipo de iniciativas, pero esta vez la kilométrica carta (de 89 páginas) que acaban de enviar a Papa Francisco los metropolitas de la Iglesia greco-ortodoxa (Andrés de Dryinoupolis, Pogoniani y Konitsa, y Serafín del Pireo y de Faliro) fue publicada en griego y en inglés por un sitio web muy popular de Grecia (click aquí para ver documento completo en inglés)

Los dos metropolitas griegos se dirigen al Papa de esta manera: «Su Excelencia Francisco, líder del Estado de la Ciudad del Vaticano», sin reconocerlo como obispo. Afirman quererse dirigir a él «con amor», llevados por la voluntad de hacer volver a «los herejes» a la Santa Iglesia ortodoxa, de la que el Papa (siempre citado entre comillas como tal) se habría alejado. Los firmatarios, pero no hay necesidad de especificarlo, se dicen fuera «del espíritu occidental y ecumenista», y definen como «papismo» la «herejía» y el «delirio espiritual» que se profesa en Roma. Los dos obispos grecos afirman que rezan «incesantemente» para que los «ilusos» del Papa y sus «secuaces» renuncien a su «herejía». Por ello, evidentemente, piden al Papa que «vuelva» a la ortodoxia.

Las páginas dedicadas al ecumenismo, definido como «sincretista», son durísimas. Los firmantes no reconocen a la Iglesia católica el estatus de Iglesia, ni la validez de la celebración de los sacramentos en ella, ni el estatus de obispo al Papa. Además indican que es «blasfemo», además de «escritural y patrísticamente infundado», el «primado petrino» y la jurisdicción del Papa sobre toda la Iglesia. También definen como «blasfemia» contra el Espíritu Santo la doctrina de la infalibilidad papal, demostración del «orgullo satánico» que habría «poseído» al Pontífice. El «papismo» «no es una Iglesia, sino una comunidad religiosa, una para-sinagoga, una herejía… una perversión absoluta de la verdad», escriben en el largo documento los dos metropolitas ortodoxos.

En la carta también hay una detallada descripción de los que, según los firmatarios, serían los errores más graves: entre ellos haber «aceptado la propuesta del Diablo» de gobernar un Estado «en cambio de su fidelidad a él». Se pasa después a diferentes argumentos: la delicada cuestión teológica del “Filioque” en el Credo niceno-constantinopolitano, la inefabilidad, la jurisdicción, el «bautismo por aspersión y la separación» de este sacramento con respecto a la confirmación,  las formas de la consagración eucarística, el que no comulguen los laicos con el cáliz, el no otorgar a los niños pequeños la comunión, los dogmas de la Inmaculada concepción y de la Ascención de María, la doctrina sobre el Purgatorio, las indulgencias, el celibato obligatorio para el clero e incluso el reconocimiento de las comunidades llamadas «uniatas».

Después siguen muchas páginas llenas de acusaciones recopiladas en diferentes sitios de internet y en periódicos, para tratar de demostrar que el pecado habita en el Vaticano (se cita, por ejemplo, el hecho de que ciertas películas “románticas” y también pornográficas habrían sido descargadas desde computadoras del Vaticano).

Las acusaciones más directas contra Francisco van desde la bendición de las motos Harley Davidson hasta el estilo de la Jornada Mundial de la Juventud de Río de Janeiro, pasando por las indulgencias que el Papa otorgaría mediante Twitter. Se cita también el nombramiento de Ernst von Freyberg como presidente del IOR después de la renuncia de Benedicto XVI y el clamoroso despido de Gotti Tedeschi. Y se vuelven a desempolvar las viejas acusaciones en contra de Bergoglio, esas que indicaban que habría colaborado con el régimen militar argentino.

Muchas de las páginas de la carta están dedicadas a la demolición del Concilio Vaticano II y de sus aperturas al diálogo interreligioso. Un ataque violento contra el judaísmo y contra la línea que había indicado Papa Ratzinger, en particular «haber exonerado al pueblo judío de la responsabilidad por la crucifixión de Jesús», mientras el judaísmo, según los dos metropolitas grecos, con la «satánica Kabbalah y el demoníaco Talmud» crucifica «cada día al Salvador del mundo».

A Francisco no se le perdona el lavatorio de pies de la misa in “Coena Domini” que se llevó a cabo en el reformatorio juvenil de Casal del Marmo (durante la Semana Santa de 2013), ni las próximas canonizaciones de Juan XXIII y Juan Pablo II.

El metropolita Serafino en marzo de 2012 había lanzado una serie de anatemas contra diferentes personajes, y uno de ellos fue Benedicto XVI.

Anuncios

Categorías:Ecumenismo

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s