Violencia contra Cristianos

Metropolita Hilarión: Las persecuciones contra los cristianos son sin precedentes

00-00aaakosovo2

Los hechos en Ucrania han desviado la atención de la comunidad internacional del problema global de persecución contra los cristianos, en constante crecimiento en muchas partes del mundo, especialmente en Oriente Medio y África. Hoy en día, uno de cada cuatro cristianos está sometido a persecución. La gente es expulsada de su lugar de origen, se infringen los derechos humanos, son secuestrados y asesinados a causa de su fe. La magnitud del drama histórico que se desarrolla poco a poco, sus causas y la incipiente escalada de violencia, la ayuda dada a los cristianos perseguidos en Siria y en otros países, es discutido en una entrevista concedida a la periodista del RIA-Novosti, Olga Lipich, por el representante del departamento de relaciones eclesiásticas externas del patriarcado de Moscú, el metropolita Hilarión de Volokolamsk.

No es el primer año que escuchamos de los representantes de la Iglesia, informes sobrecogedores sobre la disminución de la población cristiana en Oriente Medio y en el norte de África. Este problema también fue tratado por los representantes de la Iglesia Ortodoxa durante las celebraciones conmemorativas del 1025º aniversario del bautismo de Rus, en Moscú, Kiev y Minsk, y durante la Asamblea general del Consejo Mundial de Iglesias en Corea, y durante la reunión pan-ortodoxa celebrada en Estambul durante el mes de marzo. ¿Hay algún avance sobre este asunto?

El cristianismo sigue siendo la religión más perseguida del mundo. Según las estadísticas de los últimos estudios, desde el año 2007, el número de países en los que los cristianos son perseguidos, se ha duplicado de 24, en 2007, a 47, en 2012. Hoy en día, uno de cada cuatro cristianos en el mundo está sujeto a discriminación por motivos religiosos. El problema de la opresión de las minorías religiosas es muy grave en muchas regiones.

Una de las regiones más problemáticas es Oriente Medio, la cuna del cristianismo. Podemos ver que allí donde los extremistas se vuelven influyentes, sus minorías religiosas están sujetas, no solo a la discriminación y opresión, sino muy a menudo a una persecución a gran escala.

El fundamentalismo y el extremismo bajo eslóganes religiosos, se están extendiendo en todos los países. Ya no es posible halar de discriminación de minorías religiosas, como incidentes aislados, ya que existe una tendencia estable en algunas regiones del mundo. En particular, se está produciendo un éxodo masivo de cristianos en Oriente Medio.

Por esta razón, los líderes cristianos han reafirmado los hechos, cada vez mayores, de persecuciones contra los cristianos. En particular, fue de gran importancia la declaración hecha por los representantes de las Iglesias Ortodoxas locales que se reunieron en marzo en Estambul.

En nuestros contactos con los representantes del Islam, hemos tratado de poner en su conocimiento nuestra preocupación por los hechos de las persecuciones contra los cristianos, cometidos por aquellos que amparan bajo lemas islámicos. Justamente el otro día, hubo una reunión ordinaria del grupo de trabajo conjunto de la Iglesia Ortodoxa Rusa y la presidencia turca de asuntos religiosos, centrada en la situación de las minorías religiosas en el mundo. El director del departamento de asuntos exteriores de la presidencia, Mehmet Pacagi, que conducía la delegación turca, estuvo de acuerdo con nosotros en que el problema del extremismo y del terrorismo por motivos religiosos es muy agudo, y que representa una amenaza común, tanto para cristianos como para musulmanes. Nuestros socios turcos entienden nuestra preocupación por el destino de los cristianos de Oriente Medio.

-¿Cómo se manifiesta una infracción de los derechos cristianos hoy en día? ¿Cuán peligroso es para ellos el permanecer en países de Oriente Medio y África y por qué muchos permanecen allí a pesar de los asedios?

En la actualidad, en Oriente Medio hay persecuciones de cristianos, sin precedentes. El rápido ascenso del terrorismo y del extremismo por motivos religiosos, ha dado lugar a un verdadero genocidio en las comunidades cristianas que están sometidas en algunos países. Recibimos informes regularmente sobre una iglesia que ha sido profanada o destruida, un sacerdote que ha sido secuestrado, un cristiano decapitado, el hallazgo de una fosa común de cristianos asesinados, familias cristianas expulsadas de sus hogares o puestas bajo arresto, un barrio cristiano desmantelado. Los extremistas tienen como objetivo el destierro de los cristianos de sus hogares por medio del terror o la eliminación física. Muchos cristianos de Oriente Medio, temerosos de tal suerte, escapan a otros países.

Los líderes de las iglesias cristianas de Oriente Medio han testificado con una sola voz que los cristianos deberían permanecer en sus lugares nativos en los que han vivido mucho tiempo antes de la aparición del Islam. Muchos están dispuestos a permanecer en su tierra de origen y seguir a Cristo hasta el final amargo, sufriendo el martirio si es necesario. Muy recientemente, el padre Frans Van der Lugt, un sacerdote católico de 75 años, que había vivido en la ciudad siria de Homs durante medio siglo, rechazó abandonar la ciudad porque deseaba compartir la suerte de los cristianos que permanecieran allí.

He dicho en muchas ocasiones que los países occidentales, que han ayudado a los cristianos de la región durante siglos, ahora les niegan la ayuda y casi oficialmente les recomiendan abandonar la región y establecerse en otros países. Me han dicho esto, por ejemplo, los maronitas, que han vivido en Siria y en el Líbano durante siglos. Se han sentido decepcionados en Francia, que los apoyaba históricamente, y ahora se niegan a protegerlos. Nuestro país ha sido el único defensor de la presencia cristiana en la región. Muchos cristianos que permanecen en las zonas hostiles han puesto sus esperanzas en él.

– ¿En qué se pueden ver las principales causas de asesinatos, secuestros y persecuciones generalizadas contra los cristianos en Oriente Medio en nuestros días? ¿Qué se puede proponer para resolver el problema?

Me gustaría señalar que los eventos de la llamada primavera árabe se han desarrollado según el mismo escenario. En Libia, Egipto e Irak habían “regímenes autoritarios”, como se habían denominado categóricamente en occidente. Los EE.UU. y un gran número de países europeos hicieron todo lo posible para derrocar a estos gobiernos, contando para ello con un deseo de construir una sociedad democrática según la forma occidental, aunque siempre se hacía el cambio de poder mediante el uso de la fuerza y con una revolución, sin tener en cuenta las tradiciones históricas y religiosas que constituyeron durante siglos las relaciones entre las comunidades locales. Esto dio como resultado el empeoramiento de las controversias internas, alentando a los extremistas y terroristas a acudir en masa desde estos países a otras regiones del mundo.

Otra causa de la persecución radica en la amplia difusión de la visión religiosa radical, situación en la que están interesadas las fuerzas del Golfo. A menudo, hay casos en los que, en países islámicos, una gran multitud de musulmanes exaltados, tras el discurso del viernes del imán, acudiría en masa a atacar iglesias cristianas.

A mi juicio, para resolver el problema de la persecución y la discriminación contra los cristianos, es necesario, en primer lugar, poner en marcha la influencia política. En los países en los que las minorías religiosas son perseguidas, debería ponerse en funcionamiento un claro mecanismo de protección contra la discriminación y la persecución, bajo el control de la comunidad internacional. Las potencias más desarrolladas deberían dar soporte político y económico a las autoridades de estos países sólo si dan garantías firmes de que sus minorías religiosas serán protegidas.

En segundo lugar, es muy importante que los líderes religiosos educen a sus rebaños en la tolerancia con la gente de otra fe.

– ¿Qué países siguen siendo el principal foco de tensión? ¿Cómo ha cambiado la vida de los coptos y otros cristianos de Egipto con la llegada de un nuevo poder?

La situación de la comunidad cristiana de Siria ha causado un gran desconcierto. Los cristianos de aquel país solían alcanzar el 10% de la población (alrededor de 2 millones de personas). He viajado muchas veces a aquel país y he podido ver cómo la gente de diferentes religiones solía coexistir antes de que comenzara la confrontación armada. Pero ahora, existen varios frentes armados, eliminando sistemáticamente a los cristianos y a gente de otras comunidades religiosas.

Según los datos disponibles, alrededor de mil cristianos han sido asesinados y alrededor de unas cien iglesias cristianas y monasterios han sido destruidos. Alrededor de seiscientos mil cristianos han tenido que abandonar sus hogares, la mayoría de ellos, teniendo que huir a otros países. Muy recientemente, en marzo de 2014, un grupo de radicales atacó la ciudad de Kesab, al norte de Siria, poblada en su mayoría por armenios. Casi toda la población ha tenido que huir porque no tenían sustento. A finales de marzo, en Damasco, el barrio cristiano de Jeramana fue bombardeado nuevamente; en Alepo, un proyectil de mortero alcanzó a una iglesia armenia. Estamos muy preocupados por el futuro del Valle de los cristianos, una región de Siria a la que los cristianos de Homs y otras ciudades ocupadas por militares han tenido que trasladarse. Recientemente, ha habido intentos de ataque por parte de los militares. Por el momento, los ataques han sido rechazados.

En Irak, durante los últimos diez años, el número de cristianos ha disminuido un 10%. Aunque antes eran alrededor de un millón y medio, ahora, menos de ciento cincuenta mil permanecen allí y viven en su mayoría en la zona controlada por los kurdos.

En cuanto a los cristianos de Egipto, las autoridades presentes no los persiguen; el clima de relaciones interreligiosas ha aumentado considerablemente. Sin embargo, los partidarios de los partidos radicales islámicos continúan cometiendo atentados. Muy recientemente, una joven cristiana copta, Mary Sameh, fue brutalmente asesinada durante un ataque a una iglesia del Cairo.

En Pakistán, está en vigor una estricta ley “sobre blasfemia”. Se abusa a menudo de esta ley para ajustar cuentas personales con los cristianos, a pesar de que esta ley establece la pena de muerte. Además, hay matanzas regulares de barrios cristianos y ataques a cristianos. El 22 de septiembre de 2013, en Peshawar, se cometió un monstruoso atentado con la cifra de 81 muertos y 145 personas heridas. Un día después, un grupo de radicales musulmanes saqueó un barrio cristiano en Lahore.

Una dolorosa situación similar se desarrolla en Libia desde 2011. Gran parte de su pequeña comunidad cristiana ha tenido que emigrar del país. Los que han permanecido, en su mayoría coptos egipcios, están sometidos a ataques regulares, a menudo con un final letal.

La ideología del extremismo religioso y el odio se propaga activamente hacia otros países africanos. La debilidad de las autoridades gubernamentales en algunos estados africanos ha degenerado en un agravamiento de las confrontaciones interreligiosas.

En Nigeria, un considerable número de cristianos perece a manos de extremistas. El grupo radical llamado “Boko Haram”, así como las tribus nómadas musulmanas, atacan regularmente a los pueblos cristianos, matando sin piedad a los que se encuentran a su paso. No pasa una semana sin que nos llegue un nuevo informe sobre el asesinato de decenas e incluso cientos de cristianos en el país. Según las estadísticas oficiales, 1200 cristianos fueron asesinados en Nigeria en 2013.

En Somalia, el grupo radical islámico “Ash-Shabaab” ha declarado una guerra abierta a los cristianos. Recientemente, en la ciudad de Barawa, los militantes de este grupo decapitaron a dos cristianos bajo la atenta mirada de sus hijos. Este caso dista lejos de ser el único en la cadena. Los radicales de Ash-Shabaab están detrás de muchos actos de terror anti-cristiano en los países vecinos. Los islamistas pretenden deshacerse de los cristianos al completo y para hacerlo, están listos para cometer cualquier crimen, como han testificado abiertamente.

Se cometen ataques continuos contra los cristianos de las Islas Zanzíbar, en Tanzania. En regiones del este de Sudáfrica, las minorías cristianas hacen frente a la persecución y discriminación de integrantes de formas radicales de hinduismo, budismo e Islam.

– Recientemente, en Siria, se han liberado a unas monjas cautivas de la ciudad de Maalula, pero otros representantes del clero cristiano permanecen cautivos, particularmente dos metropolitas que fueron secuestrados hace más de dos años. ¿Sabe algo sobre su destino?

Desgraciadamente, sólo nos llegan informes sin verificar. En particular, la información de que uno de los de los metropolitas fue asesinado o herido en un fuego cruzado. También hay informes de que los metropolitas permanecen secuestrados en la franja fronteriza de Turquía. Ninguno de estos informes ha sido confirmado.

-¿Qué ayuda ha proporcionado la Iglesia Ortodoxa Rusa, y tiene intención de dar, a sus hermanos en la fe? ¿Exactamente, en qué frentes de Oriente Medio y África sirven sus representantes hoy en día y con qué problemas se encuentran?

Para la Iglesia Ortodoxa Rusa, ayudar a los cristianos que se encuentran en tan grave posición en Oriente Medio y África del norte, es una de las preocupaciones más importantes en su trabajo externo. Su santidad el patriarca y el santo sínodo siempre tienen su mirada puesta en ellos.

Buscamos dar a nuestros hermanos en la fe perseguidos una ayuda integral. Así, el verano pasado, con la bendición de Su Santidad el Patriarca Kirill de Moscú y toda Rusia, todas las iglesias de Rusia enviaron más de 1,3 millones de dólares a la Iglesia de Antioquía. La Sociedad Imperial Ortodoxa de Palestina, con la bendición de Su Santidad el Patriarca Kirill, se está dedicando a la recogida y envío de cargamentos humanitarios para ser distribuidos en Siria tanto para cristianos como para musulmanes. Hasta nueve cargamentos de ayuda humanitaria ya han sido enviados a Damasco, con un décimo en marcha. Además, en el transcurso de las reuniones con líderes políticos y religiosos de las plataformas internacionales, nuestros representantes de la Iglesia han expresado continuamente el problema de la persecución y la discriminación contra los cristianos.

En cuanto a la presencia de la Iglesia, puedo decir que no hace demasiado tiempo se asignó a un nuevo sacerdote para representar a la Iglesia Ortodoxa Rusa ante el Patriarca de Antioquía y todo Oriente. Es el higumeno Arsenio (Sokolov), que ha defendido recientemente su tesis doctoral en el instituto de estudios de post grado “Santos Cirilo y Metodio”. Reside en Beirut, Líbano, pero hace visitas regulares a Siria.

Nuestro clero sirve también en otros países, donde la situación está desestabilizada, en los que también hay una necesidad de atención pastoral para las comunidades ruso-hablantes.

-¿Cómo valora los esfuerzos inter-ortodoxos, inter-cristianos e interreligiosos para ayudar a establecer la paz y preservar la presencia cristiana en la tierra donde nació el cristianismo?

Es gratificante que muchas iglesias cristianas no sean indiferentes a la situación que se ha producido en los países de Oriente Medio. No podía ser de otra forma, ya que la ayuda fraterna y el apoyo, son nociones clave para los cristianos.

La Iglesia Ortodoxa Rusa aboga activa y constantemente por los derechos de la población cristiana en Oriente Medio, pacificando la vida y liberando la confesión de su fe. El santo sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rusa ha apelado repetidamente a los líderes del mundo y a la comunidad internacional para ayudar a detener tan pronto como sea posible el baño de sangre en las tierras con presencia histórica cristiana.

El apoyo a los cristianos de Oriente Medio y África del Norte y la compasión por las víctimas de la guerra en Siria, fue expresado por los participantes en los encuentros de los primados y representantes de las iglesias ortodoxas locales, que tuvo lugar del 6 al 9 de marzo de 2014 en Estambul. En el año transcurrido tras la elección del papa Francisco, he podido reunirme con él dos veces, y tuvimos, como uno de los principales temas de conversación, el problema de la preservación de la herencia cristiana y la protección de la población cristiana en Oriente Medio. Me gustaría señalar que el pontífice de Roma comparte nuestra preocupación por la suerte de los cristianos en estas regiones.

He planteado siempre el problema de la miserable situación de los seguidores de Cristo durante los encuentros y eventos a los que han asistido representantes de las iglesias protestantes, así como las comunidades religiosas tradicionales, en primer lugar, la musulmana.

Sin embargo, creo que la cooperación inter-ortodoxa e interreligiosa para la protección de las minorías cristianas en los países de Oriente Medio podría ser más efectiva. Espero que se involucren en esta importante misión un gran número de iglesias cristianas y comunidades religiosas tradicionales. Sólo conjuntamente es como podemos salvar a nuestros hermanos y hermanas de la violencia en las antiguas tierras benditas en las que se originó el verdadero nombre de “cristianos”.

-¿Qué se podría decir sobre el trabajo de las organizaciones internacionales y los principales países del mundo? ¿Es suficientemente efectivo?

Como se sabe, el 21 de enero de 2011, el Parlamento Europeo adoptó una resolución “sobre la situación de los cristianos en el contexto de la libertad de religión”, condenando los casos de persecución de cristianos en Egipto, Nigeria, Pakistán, Irán, Irak y Filipinas. Esta resolución propuso un mecanismo para vigilar el cumplimiento de la libertad de conciencia en el mundo y establecer sanciones contra los países infractores. Han pasado tres años desde que entonces, pero el mecanismo mencionado en la resolución nunca se ha establecido.

Se ha vertido sangre en Siria durante tres años. Sus fieles hijos e hijas han sido asesinados y expulsados, pero las instituciones internacionales no han querido reaccionar a la violación de derechos de los ciudadanos en el país, incluyendo a los cristianos. Diría incluso más: las acciones y declaraciones hechas por un gran número de representantes de potencias occidentales contribuye, no a la curación de las heridas infligidas sobre el país por la confrontación armada, sino más bien, a una mayor divergencia de la sociedad. Creo que todas las potencias políticas mundiales que se han envuelto en la crisis siria, deberían mostrar una actitud responsable ante los acontecimientos de Siria, con la vista en los intereses del pueblo sirio.

-¿Podríamos esperar una solución al problema sirio en la siguiente ronda de negociaciones en Ginebra o son necesarias algunas formas alternativas? ¿Qué perspectivas hay para el desarrollo de la situación en torno a los cristianos de Oriente Medio?

Me gustaría señalar que la Iglesia Ortodoxa Rusa, que lamenta profundamente los trágicos acontecimientos producidos en la antigua tierra de Siria, tenía grandes esperanzas en las dos rondas de conversaciones de paz “Ginebra 2”. El hecho en sí de la presencia de las partes en conflicto en la mesa de negociación podría convertirse en un punto de inflexión ante los esfuerzos por detener el derramamiento de sangre en el país. Ha transcurrido un tiempo considerable desde el final de las conversaciones, pero los civiles siguen pereciendo igual que antes, las iglesias siguen siendo destruidas y millones de sirios vagan en busca de refugio. Y todo esto no se debe a que las conversaciones de paz fueran totalmente infructuosas, sino porque el apoyo financiero y militar para las fuerzas terroristas sigue viniendo de fuera. Creo que es necesario seguir insistiendo en un rechazo incondicional al apoyo de los fundamentalistas. Como ya he mencionado, hace muy poco tiempo, la opinión pública mundial se horrorizó por la ejecución sin piedad de armenios en la ciudad siria de Kesab. Es extraño que esta funesta acción no haya sido condenada por la comunidad internacional, ya que las organizaciones internacionales la han silenciado prácticamente, mientras que los medios de comunicación internacionales se limitaron a mencionarla. A pesar de esto, la Iglesia Ortodoxa Rusa no renuncia a sus intentos de llamar la atención a los gobiernos nacionales y las instituciones internacionales sobre lo que sucedió en Kesab, y en general, sobre el problema de la violencia y el desalojo de los cristianos de ese país y de la región de Oriente Medio en conjunto.

Traducido por P.A.B

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s