Destapando los enemigos de la ortodoxia

Destapando a los enemigos de la ortodoxia parte 1

 

INTRODUCCIÓN:

Esta nueva sección del blog no tiene por finalidad llevar al escándalo ni al pesimismo, pues la iglesia está mantenida por el Espíritu Santo y protegida por la Santísima Madre de Dios, sino tan sólo llamar la atención sobre ciertos “residuos”, ciertos “enemigos de la ortodoxia” que con aspecto de corderos en realidad son verdaderos lobos que desean la perdición del rebaño que se les encomendó.

Deseamos que la traducción de esta carta no sirva para hundir el seminario ortodoxo ruso de París sino para que se tomen las medidas pertinentes para hacer de ese seminario un centro de enseñanza ortodoxa de salvaguarda de nuestra tradición.

NOTA: todas las palabras o frases que aparezcan subrayadas son enlaces con cada documento mencionado que podreis ver simplemente haciendo click.

Carta abierta de André Alexandrovitch Serebritch, estudiante del seminario ortodoxo ruso en Francia, a los arzobispos Hilarion de Volokolamsk, Inocencio de Chersonèse, Eugeniode Vereia; al hieromonje Alexandre y a todos los profesores y estudiantes del seminario ortodoxo ruso en Francia.

8 de enero de 2010

Yo, André Alexandrovitch Serebritch, estudiante del Seminario ortodoxo ruso en Francia, no puedo proseguir mi formación en el Seminario por las siguientes razones:

Habiendo estudiado casi tres meses en el seminario, del 8 de octubre al 22 de diciembre de 2009, he constatado por una parte que la dirección del seminario impuesta a los estudiantes y los puntos de vista son manifiestamente No ortodoxos, y por otra parte son un engaño en todos los aspectos que corresponden a los estudiantes del seminario.

No puedo compartir las opiniones dogmáticas de la dirección del seminario, que además son enseñadas como indiscutibles y no admiten ninguna objeción:

1)El rector del seminario, el hieromonje Alexandre (Siniakov), durante un curso de teología dogmática en el cual él tiene la responsabilidad, ha afirmado que la Iglesia católica, en su enseñanza sobre el Filioque, se apoyaba en un tratado de San Basilio el Grande “sobre el Espíritu Santo” (a pesar de que al estudiar el texto, eso que afirma no era así de ninguna forma); y a la pregunta de los seminaristas sobre la posición ortodoxa sobre el tema tratado, el rector respondió que los ortodoxos no tenían ninguna posición al respecto, y que de hecho no había ninguna diferencia entre leer el Símbolo de la fe con el Filioque o sin él. Pero en realidad los ortodoxos Sí que tienen una posición en ese sentido y fue exprimida, entre otros, por San Gregorio Palamás por ejemplo, cuando dijo a los católicos: “no seguiremos más en comunión con vosotros hasta que digáis que el Espíritu Santo procede también del Hijo”. También fue declarado en el concilio de Constantinopla de 1583 donde fue dictado que “aquel que no confiese con el corazón y los labios, que el Espíritu Santo procede únicamente del Padre en cuanto a la hipóstasis, ¡que sea anatema!” La encíclica de los patriarcas orientales sobre la fe ortodoxa, datada en 1848, lo expresa igualmente, precisando que “la Iglesia una, santa, católica y apostólica, en continuación de los santos Padres de Oriente y Occidente, tanto en el pasado como de nuevo hoy, declaran de manera conciliar, que esta opinión nuevamente instaurada según la cual el Espíritu Santo procedería del Padre y del Hijo es una herejía notoria, y que sus adeptos, quienes sean, son heréticos….las comunidades compuestas por estos adeptos son comunidades heréticas, y toda comunión espiritual en los oficios con ellos por parte de los fieles ortodoxos de la Iglesia conciliar es ilegal”.

2) Otra vez, durante un curso de dogmática, se le preguntó por la autenticidad histórica de la fiesta de la Entrada al Templo de la Santa Madre de Dios. Esta pregunta se le propuso a raíz de haber asistido a un curso en la Universidad Católica de París, donde nosotros, los seminaristas, seguíamos igualmente parte de nuestros estudios (nota: gran parte de los estudios que imparte este seminario, se realizan en seminarios católicos romanos). El padre rector, a continuación de Yves-Marie Blanchard, profesora en esta universidad, sostuvo que la realidad de la Entrada al Templo de la Santa Madre de Dios NO era histórica, y no tenía ningún fondo histórico real ni un carácter simbólico, cosa que contradice a la tradición ortodoxa. Además, el padre rector presenta estas informaciones no como una variante, sino como la posición de la Iglesia, como muestran los registros de mp3 de sus conferencias.

Tampoco puedo admitir las reglas de comportamiento impuestas a los estudiantes. Reconociendo que, en las relaciones con los representantes de la iglesia católica romana, es indispensable conformarse con el capítulo correspondiente de los “fundamentos de la concepción social de la Iglesia ortodoxa rusa”, considero por tanto que ciertas artimañas de la dirección del seminario han causado un cierta turbación o confusión:

a)      Las disposiciones, por obligación, de pedir la bendición a los obispos católicos romanos y de besarles la mano, mientras que por el contrario el canon 32 de Laodicea dice que “no hay que pedir la bendición a los heréticos”. Con respecto a esto podemos añadir el hecho de que durante una de las recepciones de nuestro seminario, la comida fue bendecida por un obispo católico romano invitado por el rector.

b)      Al principio del curso, la oración “Rey celestial” se pronuncia junto a los católicos romanos, a pesar de que el canon 33 del concilio de Laodicea dice que “no conviene rezar con un hereje o un apóstata”, y del mismo modo, durante el concilio de obispos de la iglesia rusa en 2008, se decidió que durante las relaciones con los no-ortodoxos, “nuestra Iglesia no aceptará las tentativas de “mezclas de fe”, de acciones de oraciones comunes que mezclan las tradiciones confesionales o religiosas de manera artificial” (“cuestiones relativas a la vida interna y la actividad exterior de la Iglesia Ortodoxa Rusa”, 36).

c)       Debido a que la vida de los seminaristas tiene lugar en contacto y diálogo permanente con los católicos (que se dan lugar entre los estudiantes en ciertos cursos que los seminaristas tienen en la universidad católica romana), está prohibido confesar la fe ortodoxa de cara a los católicos romanos bajo el pretexto de que, en su casa (en el catolicismo romano), todo lo que concierne a la enseñanza de la fe es totalmente normal. Es por eso que los Santos Padres enseñan que en el catolicismo romano, todo está lejos de ser normal en lo que concierne a la enseñanza de la fe: “Hemos rechazado a los Latinos por la única razón de que son heréticos” (san Marcos de Éfeso); los Latinos se han separado de la Iglesia y “han caído en un abismo de herejías y de perdición…y siguen ahí sin ninguna intención de levantarse” (San Paisios Velitchkovski); “desde la separación de esta iglesia de la Iglesia de Oriente y de su caída en las funestas tinieblas de la herejía” (San Ignacio Briantchaninov); “la iglesia de Roma se ha sumido desde hace mucho tiempo en la herejía y las innovaciones” (San Ambrosio de Óptina). En cuanto a la prohibición de predicar a los católicos, eso entra en contradicción evidente con el mismo concilio de obispos del 2008, que estableció que “la participación de la Iglesia ortodoxa rusa en el diálogo entre cristianos y con las otras religiones tenía lugar con el fin de testificar la verdad de la santa ortodoxia” (“Cuestiones relativas a la vida interna y la actividad externa de la Iglesia ortodoxa rusa”, 35).

d)      Nos quedamos perplejos de cara a las declaraciones del rector oponiéndose a que visitemos los lugares de culto ortodoxos de Paris, en particular la iglesia de los Tres Santos Jerarcas en Paris (sede del obispo del patriarcado de Moscú).

e)      Otra situación causó la confusión antes de las vacaciones, con respecto a la necesidad por los seminaristas, del 7 de enero, día de la Natividad de Cristo, de frecuentar, como es habitual, los curos de la universidad de Paris, ya que, sea dicho, si no fuésemos a los cursos, los “hermanos católicos” no lo comprenderían y se molestarían. Si no me equivoco, según la tradición ortodoxa, esto es considerado una falta de respeto a la fiesta religiosa, y es poco verosímil que haya otro seminario de nuestra Iglesia donde se estudie y trabaje el día de Navidad.

f)       Uno de nuestros estudiantes fue expulsado del seminario simplemente por el delito de opinión. Georgij Aroutiounov, es su nombre, fue aceptado en el seminario como otros estudiantes, estudiaba con los otros, participara activamente durante los cursos, hacía preguntas, defendiendo siempre la posición de la ortodoxia, pero no ofendiendo a nadie personalmente. A pesar de todo, fue expulsado simplemente porque sus opiniones no correspondían con las del rector. El consejo de disciplina del seminario no se reunió ni una sola vez para examinar su asunto, no había ninguna acusación oficial, ninguna posibilidad de explicarse, se anunció que ya no era más estudiante, y eso fue todo. De manera no oficial, oralmente, se prohibió incluso a los otros estudiantes de comunicarse con él. A fin de cuentas, quienquiera que tenga un punto de vista, sobre una cuestión u otra, diferente del padre rector e intente defenderla públicamente, será expulsado.

Mientras ibamos a estudiar al seminario, pensábamos que ese seminario sería como la luz de la Ortodoxia para el mundo católico y protestante de Europa occidental, un lugar de predicación de valores ortodoxos dentro de una sociedad europea secularizada.

Desafortunadamente, actualmente el seminario no es un lugar de testimonio ortodoxo, ni en las cuestiones de enseñanza de la fe, ni en las cuestiones disciplinares, ni en la vida cotidiana.

En razón de lo que se ha expresado más arriba, considero que la continuación de mi formación en el seminario no es provechosa para el alma y en consecuencia es inaceptable. Yo no tengo ninguna pretensión de carácter personal con respecto a la dirección del seminario.

 

08/01/2010

Serebritch A. A. (Серебрич Андрей Александрович)

La carta, en su publicación posterior, fue dirigida igualmente a los siguientes destinatarios:

Arzobispos Antoine de Borispol, Anastase de Kazan, Marc de Khabar, Georges de Nijgorod,

Obispos Ambroise de Gatchina, Benjamin de Liuberetsk,

Copia a los archimandritas Tikhon (Chevkunov), Seraphim (Rakovski), Joasaph (Morze), Nathanael (Krikote),

Al arcipreste Nicolas Katchankine et al protodiácono Vladimir Tsurikov (Jordanville).

Anexos:

Creo que es necesario incluir un par de comentarios que aparecieron en la web en francés tras colgar la traducción de la carta, por la cantidad de datos debidamente demostrados que dan.

Comentarios:

Lo que se dice en esta carta confirma lo que ya sabíamos:

–          en una emisión de la cadena de televisión kto emitida el 30 de mayo de 2006, el padre Alexandre Siniakov consideraba como insignificantes las diferencias entre la ortodoxia y el catolicismo.

–          En su discurso de inauguración del Seminario ruso (http://www.dailymotion.com/video/xb…) , él saluda al obispo católico como obispo de la iglesia local, mostrándose en ese caso, todo sea dicho, fiel al pensamiento de su mentor, Mgr Hilarion Alfeyev, según el cual la Iglesia local en los países de Europa es la iglesia de Roma.

–          El padre Alexandre Siniakov ha sido visto por numerosos testigos, inclinándose delante de diversos obispos católicos y besándoles la mano.

–          En un artículo del blog “hablando de la ortodoxia”1 (que debería llamarse “hablando del catolicismo” vista la complacencia con la cual hace prueba respecto a las autoridades católicas) el padre Alexandre Siniakov admitió ingenuamente que iba con regularidad a pedir consejo al nuncio apostólico en puesto en París (http://www.egliserusse.eu/blogdiscu…).

–          Hay que recordar que el padre Alexandre Siniakov debe gran parte de su formación a una estancia de tres años con los dominicos de Toulouse, y que se define a sí mismo como “medio dominico, medio ortodoxo” (bordeaux.catholique.fr/aquitaine/2009/AQ200908-bd.pdf).

–          Los estudiantes del seminario, independientemente del autor de la carta abierta, hablan con facilidad, en privado, del autoritarismo del padre Alexandre Siniakov y de sus relaciones tensas que tienen con él.

El seminario ruso parece mucho más un seminario uniata que un seminario ortodoxo.

Está claro que desde el principio su meta es formar párrocos rusos que tengan una mentalidad católica romana, occidentalizada y secularizada, los cuales podrán, tras su vuelta a sus países de origen, formar otros seminaristas o futuros fieles en su misma mentalidad.

Comentario 2:

Para completar el esclarecimiento en este asunto, podemos recordar que hace algunos años, el semanal católico de Toulouse “La croix du Midi” publicó un artículo sobre la formación de un seminarista ruso entre los dominicos de Toulouse, dicho seminarista declaró que comulgaba con los religiosos católicos sin problema. Este artículo, con fotografía como prueba del seminarista, era sin ninguna confusión: el padre Alexandre Siriakov.

 

1 el nombre original del blog es “parlons de l’orthodoxie”

Recurso en francés aquí

¿ha cambiado algo después de la publicación de esta carta?

gal-1737772 gal-1737776 gal-1754648 gal-1754651 gal-1917165 gal-1917166 gal-1917167 gal-1917171 gal-1917174 gal-2448283 gal-2448285 gal-2448287 gal-2530364todas estas fotos fueron tomadas en el intervalo entre 2012 y 2014, están todas disponibles en el sitio web del seminario.

Hechos 20:28
Tened cuidado de vosotros y de toda la grey, en medio de la cual el Espíritu Santo os ha hecho obispos para pastorear la iglesia de Dios, la cual El compró con su propia sangre.

Versión en español por H.M.P

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s