Cristianos palestinos

Iglesia Ortodoxa Griega del patriarcado de Jerusalén en Gaza acoge a miles de refugiados del ataque israelí

Exhausted Gazans outside the Greek Orthodox Church

Habitantes de Gaza agotados fuera de la Iglesia Ortodoxa Griega

Los habitantes de Gaza huyen del bombardeo israelí, en camino hay más bombas. Miles de habitantes de Gaza intentan encontrar refugio. La ONU calcula que más de 100.000 han sido desplazados

El Arzobispo Alexios de Gaza se secó la frente con cansancio en la oficina de la planta superior que hay en su iglesia, transformado en los últimos días en un refugio para cientos de familias desplazadas por el conflicto de Gaza.

Su sotana gris deshecha en el cuello y húmeda de sudor, el arzobispo estaba exhausto. Ayer por la noche, el área alrededor de la iglesia ortodoxa griega de St Porfirios, incluyendo su pequeño cementerio, fue bombardeada por las fuerzas israelíes.

“No pude irme a dormir hasta las 6 am,” dijo. “Estamos ayudando a la mezquita de al lado. Cuidamos de unas 1.000 personas.” Todas las personas que duermen ahora en su iglesia (porque se quedaron sin casa) son musulmanes.

“Las gente comenzó a llegar el domingo, y cada vez más y más gente venía, por lo que no pude ni celebrar la liturgia. Ahora una locura”, agregó.

La gran mayoría de las personas en su iglesia huyeron de los fuertes combates de la vecina Shujai’iya, donde sucedieron los grandes asesinatos el sábado y el domingo, en el asalto israelí más intenso del conflicto hasta el momento.

“Les dimos mantas, agua y dinero para comida”, dijo. Luego, el lunes por la noche, el área alrededor de la iglesia misma fue atacada.

Desde la terraza fuera de su oficina, donde dos mujeres estaban barriendo los escombros, el daño era claramente visible, las paredes de la escuela protestante de al lado están salpicadas de metralla, las tumbas están rotas o totalmente destruidas. Una casa propiedad de la iglesia de al lado, donde se alojaba una familia que había huido de Beit Lahia en el norte, está gravemente dañada y vacía.

“Todo comenzó después de la comida sobre las 7.30. La metralla entró incluso dentro del monasterio y destruyó nuestros tanques de agua. El bombardeo fue muy fuerte, se oían los niños lloraban”, explicó el arzobispo.

“Ellos tienen siempre un ojo en el cielo”, dijo, asintiendo con la cabeza hacia arriba, hacia los siempre presentes drones israelíes. “No creo que tuvieran la intención de atacar la iglesia, pero estamos a sólo un kilómetro de Shujai’iya y en Zeitoun por lo que los proyectiles han estado viniendo desde ambos lados.”

Un sacerdote joven, el padre Amfirohios, fue más contundente: “El ejército israelí sabe dónde estamos.”

Un hombre entró en la oficina del arzobispo con una pila de metralla recogida de los terrenos de la iglesia, fragmentos afilados que pasaron desapercibidos durante la inspección.

Dentro de los muros de piedra de la iglesia el martes, los refugiados estaban agotados echados en los bancos o durmiendo en el suelo de baldosas de la sala de la iglesia con niños jugaban a su alrededor.

Mohammad sukr y su familia fueron de los primeros en llegar a San Porforios hace una semana después de que los israelíes ordenaron a los residentes de Shujai’iya de evacuar la zona.

“Los israelíes bombardeaban campos abiertos en un primer momento pero después comenzaron a disparar a las casas. Íbamos a ir a una de las escuelas de la ONU, pero luego alguien nos dijo que la iglesia estaba abierta”, explicó sukr. Regresó a su casa el domingo durante una breve tregua humanitaria y encontró que su casa había sido dañada por los escombros que caen de la casa de un vecino.

Sukr fue sorprendido por el sonido de proyectil disparado un poco más lejos, seguido por el atronador y ensordecedor sonido de un cohete lanzado en las inmediaciones de Gaza hacia Israel, que produjo una marea de gente corriendo asustada hacia la iglesia.

“Fue aterrador anoche”, continuó. “Los proyectiles caían por todas partes [en la iglesia]. Tratamos de escapar, estábamos todavía en la puerta cuando el sacerdote salió a nuestro encuentro y nos metió dentro otra vez”

No sólo es la iglesia del arzobispo la única que ha sido llenada por aquellos expulsados ​​de sus hogares por los combates. A causa de los más de 100.000 desplazados palestinos, de acuerdo con estimaciones de la ONU , se han dispuesto escuelas de la ONU como refugios. Otras personas han encontrado refugio con familiares, decenas de personas apiñadas en habitaciones individuales. Otros han ocupado tiendas y oficinas en el centro de Gaza.

Israel, incluyendo su primer ministro Binyamin Netanyahu, culpó a Hamas por la alta tasa de muertes de civiles, insistiendo en que Hamas ha convertido a los habitantes de Gaza en “escudos humanos”, o por decirlo de otra forma, sugiere que los propios palestinos son responsables de alguna manera de no huir cuando el ejército israelí les ordenado hacerlo. Los residentes de Gaza tienen una explicación diferente de por qué han huido, y por qué no.

La Franja de Gaza es un enclave densamente poblado, alrededor de 1,6 millones de personas en 146 kilómetros cuadrados, sellado por un bloqueo tanto egipcio como israelí. Israel ha ordenado ahora que alrededor del 43% del territorio sea evacuado. Las escuelas que se han abierto para recibir a los que huyen ya están al máximo de sus capacidades. Muchos palestinos de Gaza todavía recuerdan cómo en el conflicto de 2008-09, incluso esas escuelas no podían garantizar la seguridad.

En los primeros días del conflicto, el Ministerio del Interior de Hamas-run emitió un comunicado instando a la gente cerca de la frontera, que había sido informada por el ejército israelí mediante panfletos , mensajes de texto y llamadas telefónicas de que evacuasen la zona, que debían permanecer en sus hogares, desestimando los mensajes como “guerra psicológica”.

En la última semana, “The Guardian” ha visto un gran número de personas que huyen de diferentes barrios, incluyendo Beit Lahia, Beit Hanoun, Shujai’iya, Zeitoun y Maghazy, y no hay evidencia alguna de que Hamas les haya obligado a quedarse.

La decisión de proceder o no a huir es, en realidad, un proceso muy difícil y complejo de sopesar que a menudo compite con las consideraciones de seguridad.

“En el lugar donde vive, usted conoce a sus vecinos y ellos le conocen a usted”, dijo un residente de Gaza de clase media que recientemente fue evacuado y pidió no ser nombrado.

“Todos sabemos quien es de Hamas y quien de la Yihad Islámica, si su edificio podría ser un objetivo o si hay alguien que se sospecha que es un colaborador de Israel en el edificio, lo que podría hacer al edificio que sea más seguro durante un ataque israelí, me quedo con mis familiares. Lo primero que pregunté antes de trasladar a toda mi familia es quienes son los vecinos”.

Otros explicaron su renuencia a abandonar sus hogares debido a su convicción de que en ninguna parte de Gaza se está actualmente seguro.

Sami Abu Arar se ha mudado con su familia a una tienda de coches en el centro de la ciudad de Gaza; una multitud de hombres acampaba en una pequeña oficina abierta en la calle, las mujeres estaban más escondidas en la parte de arriba. A cien metros de distancia, un grupo de periodistas esperaba a que un edificio que había recibido un disparo de advertencia de un proyectil israelí fuera atacado.

Otra familia ocupó la barbería de al lado, mujeres y niños se apiñaban en el pequeño espacio.

“Yo vine de Zeitoun [en el sur de la ciudad de Gaza] hace tres días con 30 personas de nuestra familia”, explicó Abu Arar. “Mi padre es dueño de este lugar. Hemos venido aquí para estar con nuestros familiares. No estamos seguros ni aquí. Hay manifestaciones por todas partes y se sabe si vamos a terminar viviendo al lado de una persona buscada por los israelíes que quieran matar”.

Al preguntarle por qué no había ido a una de las escuelas de la ONU, respondió con una voz desdeñosa, “No hay ninguna habitación ni ningún lugar donde dormir, está todo ocupado. Pero si los tanques se acercan más entonces iremos a una de esas escuelas.”.

No hay ningún lugar seguro en Gaza, y quien piense lo contrario está totalmente equivocado.

Recurso

Versión en español por hipodiácono Miguel P. (H.M.P)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s