Viaje a la ortodoxia

Renombrado sacerdote ortodoxo escocés muere pocas semanas después de completar la obra de su vida

 

 Fr-John-Maitland-More-225x300

Uno de los sacerdotes ortodoxos más antiguos de Escocia murió pocas semanas después de ver “la obra de su vida” completa, mientras a su vez, su pequeña congregación compraba una enorme iglesia nueva.

 

El clérigo ortodoxo occidental, John Maitland Moir, murió a la edad de 89 años. Se rindieron homenajes alrededor de todo el mundo a este respetado clérigo.

 

Comenzó una congregación combinada de cristianos ortodoxos de diferentes países en el salón de su casa en Edimburgo a principios de los 80, con la asistencia de sólo 20 fieles.

 

Esta congregación creció a más de 100 en años recientes. Pero la iglesia hizo frente a un proyecto para comprar una propiedad adecuada mientras el padre John tenía problemas de corazón, dejándolo postrado durante el último año de su vida.

 

A pesar de esto, el sacerdote (descrito como un hombre devoto y profundamente humilde) alentó a la Comunidad Ortodoxa de San Andrés, Edimburgo, a recaudar lo suficiente para comprar una iglesia no consagrada. Cuando el 22 de marzo se enteró de que la compra iba adelante, dijo: “Gloria a Dios”.

 

El miércoles de la semana pasada murió en el Hospital Real de Edimburgo.

 

Aunque vivió una vida tranquila, el padre John fue noticia nacional en 2001 cuando ayudó a una niña de ocho años a protegerse de su padre.

 

Desafiando una orden judicial para que la niña no saliera del país sin el consentimiento de su padre, el sacerdote ayudó a Ashley-María Black y a su madre Valerie a buscar una nueva vida en Grecia.

 

A pesar de las airadas visitas del padre de la niña, Keith Black, a sus oficinas, se negó a revelar el paradero de la niña, a pesar de la orden judicial, alegando que el señor Black utilizaba a la niña para “acosar” a la madre.

 

Nacido en una familia acomodada de Edimburgo, fue ordenado primero como sacerdote de la iglesia episcopal escocesa a la edad de 27 años.

 

Sin embargo, amaba la fe ortodoxa, a la que describía como la “iglesia original”, y se convirtió cuando tenía 50 años, y más tarde se convirtió en Archimandrita, siendo considerado el más venerable en Escocia.

 

Inició la Comunidad Ortodoxa de San Andrés, Edimburgo, a principios de los años 80, con unas 20 personas que asistían a las homilías en su salón.

 

Pero su rebaño crecía y crecía, y con el tiempo se trasladaron a una nueva iglesia en el parque Meadows de la ciudad.

 

Los compañeros hablaban sobre la dificultad de la congregación para comprar una nueva iglesia, cuando el edificio de Meadows se quedó pequeño.

 

El padre Raphael Pavouris, que conocía al padre John desde hacía 21 años, decía: “Empezó con una pequeña congregación que se componía de ortodoxos griegos y rumanos”.

 

“De 20 personas, ahora tenemos alrededor de 100. Nos trasladamos al edificio de Meadows en 2003, pero después de ocho años, necesitábamos una nueva iglesia”.

 

Pero la congregación tenía que recaudar 350.000 libras para comprar su edificio preferente, la cercana iglesia en desuso de Chapel Street, del siglo XVIII, que era actualmente propiedad de la Universidad de Edimburgo.

 

El padre Raphael decía: “Se logró días antes de su muerte. Tuvo que pedir ayuda, y conseguimos una gran ayuda por una donación anónima”.

 

“Estaba absolutamente encantado de escuchar la noticia desde su cama. Estuvo postrado en su cama durante un año y medio. Esto es casi la culminación de la obra de su vida. Él murió el miércoles, y nos entregaron las llaves el viernes”.

 

El padre John estaba en el hospital con problemas de corazón cuando le llegó la noticia, y exclamó: “Gloria a Dios”, cuando se enteró de que el acuerdo estaba resuelto.

 

El padre Raphael rindió homenaje al padre John, diciendo: “Puedo decir que he vivido y trabajado con un santo. Era nuestra inspiración, nuestro líder y un padre espiritual para cientos de personas”.

 

El padre Raphael continuó: “Era un hombre extremadamente bien educado. Sus padres eran nobles, y su padre era un reputado médico. Pero murió en la pobreza, pues lo distribuyó todo a los que lo necesitaban. Vendió su casa y compramos la iglesia de Meadows”.

 

Gordon Reid, que ahora es rector de una iglesia de Philadelphia, lo describió como un “gran hombre, aunque tan humilde que permanecía oculto”.

 

Decía: “(El padre John) era un sacerdote de la iglesia episcopal escocesa cuando nos conocimos por primera vez en los años 60, pero incluso entonces ya tenía el semblante de un sacerdote ortodoxo, con una barba rala y una rasa ortodoxa. Se convirtió en una figura pintoresca montado en una bicicleta de hierro por los alrededores de Tollcross y Meadows. Solía hacer una sola comida al día… era muy estricto sobre su dieta ortodoxa”.

 

Una página de Facebook establecida por el padre John ha recibido tributos de todo el mundo.

 

El padre Raphael dijo: “Hizo todo lo que pudo para ayudar y guardar la ley de Dios y el Evangelio”.

 

Fuente:

Traducido por psaltir Nektario B. (P.A.B)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s