ortodoxia en Bulgaria

Iglesia Ortodoxa Búlgara celebró la dormición de San Juan de Rila

photo_verybig_162770

La Iglesia Ortodoxa de Bulgaria celebró el lunes, 18 de agosto, la dormición de San Juan de Rila, honrado como el patrono del pueblo búlgaro  y uno de los santos más importantes de la Iglesia ortodoxa búlgara.

San Juan de Rila fue el primer recluso de Bulgaria. Fue venerado como santo cuando aún estaba vivo y las crónicas cuentan que “los animales salvajes se acercaban a él, y las aves se posaban en sus manos”.

Sus seguidores fundaron el Monasterio de Rila, así como muchas iglesias en su honor. Una de estas iglesias, “San Ivan Rilski”  en la ciudad de Veliko Tarnovo.

Murió en 946 AD en el aislamiento del monasterio, y fue canonizado después de su muerte. Recordado por sus milagros,  es uno de los líderes espirituales más influyentes de Bulgaria.

Poco después de la muerte del santo, sus restos, que realizaban curaciones milagrosas allí donde eran llevados, fueron trasladados a Sofía durante el reinado de Pedro I. Después de que el Rey Magyar (Húngaro) Bela III conquistara Sofía en 1183, los restos de San Ivan Rilski fueron llevados por los húngaros que los habían robado a la capital húngara Esztergom y permanecieron allí durante 4 años antes de ser devueltos a Sofía en 1187.

Cuentan las crónicas que a la llegada de los restos sagrados del santo a Esztergom, el arzobispo de la Iglesia católica romana allí, declaró que no le era conocido la existencia de este santo, y diciendo esto, se quedó mudo. Luego de muchos ruegos y rezos a los restos del santo, la voz le fue devuelta. Impresionados y exaltados por el milagro, los húngaros devolvieron años más tarde (1187) al santo a Bulgaria y sus restos acabaron depositados en el Gran Tarnovo, por orden del zar Iván Asen I.

En 1194, el zar búlgaro Juan Asen I ordenó que los restos fueran trasladados a su capital, Veliko Tarnovo. Tras sobrevivir a la conquista turca de la ciudad en 1393 y tras obtener permisos especiales del Sultán Murad II, los monjes del monasterio devuelven los restos mortales al Monasterio de Rila, pasando por varias ciudades y permaneciendo brevemente en la actual Sofia (en la Iglesia de San Jorge, Siglos III y IV, la más antigua de la ciudad), y cuyo relato del traslado fue ricamente narrado en un panegírico 10 años después, por el gran hombre de las letras búlgaras Vladislav Grammatik.

Hay dos días más en los que los búlgaros honran Ivan Rilski, que es considerado por muchos como el más santo más querido y venerado de Bulgaria. Dichas fechas son las del 1 de julio y el 19 de octubre y están relacionadas con sus reliquias.

Por hipodiácono Miguel P. (H.M.P)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s