misiones ortodoxas

Mi bendito viaje a Iringa, Misión Ortodoxa de Tanzania, por la monja Tecla

Θέκλα1-768x516 Θέκλα2-768x516

Hermana Thekla – 30/8/14

 

Con la bendición de Su Eminencia el Metropolita Demetrios de Irinoupolis, llegamos a Tanzania, una vez más.

 

Después de viajar durante 10 horas desde la capital hacia la selva y después de ver varios animales salvajes, llegamos a Kindamali, el Centro de la Misión, donde hay dos iglesias, una de los santos Andrónico y Atanasia, y otra de San Jorge; el presbiterio, una clínica, un jardín de infancia, un albergue y un orfanato. Allí, así como en sus alrededores, viven en chozas de sacerdotes y fieles indígenas que están verdaderamente experimentando la Ortodoxia. Me sentí profundamente conmovida al escuchar a un sacerdote nativo decirnos, “Que Dios quiera que muera en este manto bendito.”

 

Nuestro programa estaba lleno de bendiciones. Por la mañana nos despertaron las voces de más de 200 niños para darles el desayuno estándar, la leche y las galletas enriquecidas con vitaminas. Luego, junto con el padre Focio y otros sacerdotes, recorrimos las aldeas y celebramos la Divina Liturgia todos los días en una parroquia diferente. En este recorrido devocional, nuestros hermanos ortodoxos nos acogieron cálidamente, después de haber decorado sus iglesias con flores colocadas en frascos y latas de plástico, que sin embargo, irradiaban pulcritud y belleza.

 

El padre Focio dio seminarios a nuestros sacerdotes, a sus cónyuges y a los catequistas, y les distribuimos los regalos que los fieles enviaron con amor a la Misión. También dimos a los cientos de niños que vinieron a  vernos, vitaminas importantes para su salud.

 

Tuvimos la bendición de asistir a cientos de bautizos y bodas y nos alegramos al saber que se daban clases de catequesis regularmente. Tras participar de los santos sacramentos, se realizó una fiesta con comida y regalos para todos.

 

Otro punto digno de mencionar es que nuestra visita a la tribu Maasai. Vimos sus rostros radiantes de alegría sólo porque fuimos a su pueblo. Allí nos hicieron entrar en sus chozas, y dieron la vuelta a un cubo para que lo utilizásemos como silla Un gran número de ellos están recibiendo catequesis y han sido bautizados, y muestran un gran interés por la ortodoxia; esa es la razón por la que nuestro obispo les abraza con tanto cariño. Durante nuestra visita, el obispo ordenó a un Maasai ortodoxo como lector.

 

Dios bendice el trabajo misionero en Tanzania, donde Su Eminencia Demetrios ha estado ministrando desde hace 10 años. Sólo hay un proyecto que no se ha completado todavía: la clínica de St. Andrew en el pueblo de Magalali. Si se encuentra un donante de caritativo, este será el lugar para brindar atención médica y ayudar a miles de niños que mueren cada día a causa de diversas enfermedades en esta región.

 

¡Alabo a Dios por Su bondad de haberme concedido venir!.

 

Fuente:Orthodoxmission.org

Traducido por hipodiácono Miguel P.

Anuncios

1 reply »

  1. Que alegria leer noticias asi, ver como cientos de personas abrazan la ortodoxia, son catequizados y atendidos tambien en sus necesidades materiales,
    Dios bendiaga a cada uno de los que hacen posible todo esto

    Saludos y bendiciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s