actualidad

El metropolita de Kiev, Onufre: “Ha llegado el tiempo de mostrar la medida en la que somos cristianos”.

metropolita Onufre.php

La web de internet “Pravoslavie i mir” (Ortodoxia y mundo) ha publicado la siguiente entrevista que le ha concedido el primado de la Iglesia Ortodoxa de Ucrania, el metropolita Onufre de Kiev.

-Monseñor, el pasado mes de agosto, usted fue elegido como primado de la Iglesia Ortodoxa de Ucrania. ¿Qué es lo que le parece más duro en este ministerio?

Cuando la asamblea de obispos de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana me eligió en la antigua catedral metropolitana de Kiev, ante todo sentí mi debilidad, mi indignidad. Por eso me dirigí inmediatamente a mis hermanos jerarcas para pedirles que me sostuvieran en este ministerio. Verdaderamente, el primado debe darse a todos. De hecho, el primado debe renunciar integralmente a todas las cosas posibles, a lo que hoy en día se llama “vida privada”. Debe ser un hombre de la Iglesia, que vive en la Iglesia y para la Iglesia. Pero la Iglesia es el pueblo de Dios, que nos aporta sus alegrías y sus penas, que pide oraciones, sostén, defensa y ayuda. Es una cruz que se coloca sobre la espalda del primado. Y ciertamente, ninguna fuerza humana es suficiente para llevar esta cruz. Pero creo que el Señor, que da esta cruz, dará también su ayuda llena de gracia para el servicio de la Iglesia.

-Hoy, en las regiones de Donetsk y Lougansk continúa esta situación tan extremadamente difícil. ¿Cómo ve usted la contribución de la Iglesia en la obra de pacificación?

Hoy, el Señor nos da a todos la posibilidad única de mostrar en qué medida somos cristianos. Recordemos el relato del Salvador sobre el Juicio final, sobre lo que nos pedirá el Señor cuando comparezcamos ante el Tribunal. Nos preguntará si hemos alimentado al hambriento, si hemos dado de beber al sediento, si hemos visitado a los prisioneros, acogido a los extranjeros. Hoy, a causa del conflicto armado en nuestro país, miles de personas se encuentran sin techo, sin medios para subsistir, sin el menor alimento. Y nosotros, como cristianos, debemos acudir a ayudar a estar personas. Aquellos de nosotros que, por la misericordia de Dios, son más ricos, deben compartir con los necesitados. Este es nuestro deber principal. Ante nosotros hay un arduo camino hacia la reconciliación nacional. La Iglesia también debe tomar parte en ella lo más activamente posible. Debemos llevar a la sociedad ucraniana la palabra de Cristo, la palabra del perdón universal. Sólo en este caso, si nuestro pueblo pone como piedra angular los valores morales cristianos, entonces podrá superar estas pesadas pruebas.

-Hay numerosas informaciones sobre los sacerdotes que fueron asesinados, ¿se apresta la Iglesia a ayudar a sus familias, viudas y huérfanos?

Hoy, sabemos con seguridad que tres sacerdotes de la Iglesia ortodoxa ucraniana han perecido en la zona de enfrentamientos en las regiones de Donetsk y Lougansk. Uno es clérigo de la diócesis de Lougans, el padre Vladimir Kresliansky, otro es clérigo de la diócesis de Donetsk Norte, el padre Georges Nikichov, y el tercero es clérigo de la diócesis de Gorlovka, el arcipreste Paul Joutchenko. Son mártires. Que el Señor dé reposo a sus almas en la morada de los justos. La Iglesia Ortodoxa de Ucrania, con las demás iglesias y organizaciones religiosas, concede una ayuda caritativa a todos los que han sido alcanzados por los enfrentamientos. Expresamos nuestra sincera gratitud a los clérigos y a los fieles que hacen un gran esfuerzo para responder a las necesidades de personas desplazadas, que proveen ayuda con medicamentos a los militares heridos, que sostienen materialmente a los miembros de las familias de los difuntos. Las personas desplazadas, que han abandonado sus hogares y se han ido de las zonas de enfrentamiento armado, particularmente tienen necesidad de nuestra ayuda.

-¿Y cuál es su actitud con respecto a los sacerdotes que abandonan el lugar de su ministerio en las regiones desgarradas por la guerra? ¿Hasta qué punto está justificado?

Conforme a los cánones de la Iglesia ortodoxa, el sacerdote no puede abandonar el lugar de su ministerio más que con la bendición de su obispo diocesano. También, a pesar de la situación extremadamente difícil de las regiones de Donetsk y Lougansk, los sacerdotes deben permanecer con su rebaño. La ordenación del sacerdote es semejante a la del matrimonio. Los fieles son confiados al sacerdote como si fuera la esposa, de la cual tiene que ocuparse, a la cual debe proteger y defender. También, el sacerdote no puede abandonar el lugar de su ministerio más que en caso extremo. Pero, y lo subrayo nuevamente, sólo el obispo diocesano tiene el derecho de tomar tal decisión. Si, en condiciones hostiles, y cuando no hay posibilidad de entrar en contacto con el obispo, el sacerdote es forzado a abandonar su parroquia, salvando la vida de su familia, sus parientes y en cualquier caso a sus parroquianos, debe, tan pronto como se le presente la oportunidad, comunicar lo sucedido al obispo diocesano.

-¿Puede el sacerdote, en sus homilías, llamar a los fieles a unirse a tal o cual lado en el enfrentamiento político?

El santo sínodo de nuestra Iglesia ha subrayado en repetidas ocasiones, que el púlpito no puede ser, de ninguna manera, un lugar para la propaganda política. En la Iglesia, hay personas de diferentes convicciones políticas, y el sacerdote, que transforma la predicación en discurso político, introduce la división en su rebaño. La tarea del pastor consiste en unir a las personas y conducirlas a Cristo. Del mismo modo, cualquier política debe quedar fuera de los muros de la Iglesia.

-¿Cómo podemos ayudar los laicos y sacerdotes rusos a nuestros hermanos ucranianos? ¿Cuál es nuestro deber con ellos, desde su punto de vista?

El deber de cualquier cristiano es rezar. Del mismo modo, pedimos que se eleven súplicas por Ucrania, por su pueblo, por nuestra Iglesia. En la oración se encierra una gran fuerza. Y si se eleva a Dios una oración sincera, ardiente, creemos que cambiará su cólera en misericordia y enviará la paz a nuestro pueblo.

-Se habla mucho del componente nacionalista en este conflicto. Usted ha servido durante muchos años en Ucrania occidental y conoce bien la situación en Kiev y en el Este. En general, ¿hasta qué punto es el nacionalismo propio de los ucranianos?

El patriotismo es propio de los ucranianos, como probablemente de cualquier otro pueblo. Se trata del amor a la patria, a la tierra, a su cultura. El patriotismo es un sentimiento natural que está bendecido por la Iglesia. Cada cristiano debe obrar por el bien de su patria terrestre, defender su tierra, preservar y acrecentar su cultura nacional. La Iglesia siempre ha aceptado y bendecido la cultura nacional, y además la ha utilizado en su predicación. Podemos observar comportamientos particulares en las diferentes iglesias locales. Es el fruto de la interacción de la Iglesia con las culturas nacionales. Sin embargo, el patriotismo, como cualquier sentimiento humano, puede ser expuesto con alteraciones pecaminosas. El nacionalismo radical es precisamente la alteración pecadora del patriotismo. ¿Dónde traspasa el límite? Si el amor por su pueblo se conjuga en el hombre con el odio hacia otros pueblos, si se exalta su propio pueblo considerando a los demás pueblos como inferiores, si el hombre (Dios no lo quiera) se pronuncia por la aniquilación física de los demás pueblos y predica la idea de la dominación mundial de su propia nación, esto significa que su patriotismo se ha transformado en un nacionalismo radical, visto incluso como un nazismo. La Iglesia, no solamente no sostiene las alteraciones pecaminosas del sentimiento patriótico, sino que las condena explícitamente. Está claro que la enfermedad del nacionalismo, así como el sano patriotismo, son propios a todos los pueblos. Lo principal es que el pueblo sepa superar esta enfermedad. Vivimos en un mundo caído y estamos todos expuestos al pecado. La labor de la Iglesia es luchar contra el pecado, corregir los sentimientos humanos naturales de sus alteraciones pecadoras, y no entonar falsos elogios de cualquier nación.

Fuente:

Traducido por psaltir Nektario B.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s