Tras los pasos de la ortodoxia

Micaelion, la primera iglesia dedicada a San Miguel Arcángel

key-68-3326

Micaelion es el nombre de la primera, y también la más popular, iglesia dedicada a San Miguel Arcángel cuando el Imperio Romano se convirtió al cristianismo. La iglesia de Micaelion fue construida en el siglo IV por San Constantino el Grande, al sur de Constantinopla, cerca de Calcedonia. Era un edificio monumental que, con el tiempo, sería un modelo para muchas otras iglesias dedicadas a San Miguel Arcángel, tanto en Constantinopla como en toda la ortodoxia oriental.

Este lugar de culto cristiano fue construido en el emplazamiento de un templo pagano, el Sostenion, asociado principalmente con la medicina y la sanación. Una antigua crónica relata que cuando San Constantino entró en el templo tuvo una revelación, una sensación de que veía la imagen de un ángel. Tras pasar una noche en el templo, el emperador Constantino, sin casi haber visto al Arcángel Miguel, tomó la decisión de construir en esta ubicación un lugar de culto dedicado al santo archiestratega.

El historiador de la Iglesia Sozomeno, registró un gran número de milagros obrados por San Miguel en la iglesia Micaelion y compiló muchos testimonios de milagros ocurridos en este lugar, empezando por la sanación que él mismo realizó allí. Los pacientes que se alojaron una noche en esta iglesia esperaron el milagro de San Miguel Arcángel y lo obtuvieron.

Al igual que el Micaelion, la asociación del Arcángel San Miguel con la curación y la protección continuó hasta finales del siglo VI cuando, a causa de una epidemia ocurrida en Roma, los pacientes durmieron una noche en la Iglesia del Castillo de Santangelo, dedicada a San Miguel Arcángel, para que salvara a Roma de la enfermedad.

En Constantinopla, San Miguel Arcángel fue considerado gran patrón celestial y se dice que intervino en numerosas batallas durante la historia del Imperio Bizantino.

San Constantino el Grande fue el primer emperador romano que se convirtió al cristianismo. En el año 313, junto con Licinio firmó el Edicto de Milán, que permitía a los cristianos manifestar su culto abiertamente. Más tarde, Constantino derrotó a Licinio en la batalla de Adrianópolis, (año 324), cerca de Micaelion, atribuyendo la victoria a San Miguel.

San Constantino consideró que Licinio y Arrio estaban bajo la influencia del diablo, asociándolos con la serpiente que se describe en el Apocalipsis (12:9). Así, se representaba en las monedas a San Constantino por un lado, y por el otro a Licinio en forma de serpiente.

 moneda hijos constantino serpiente

Tras la victoria, Constantino ordenó esta representación, junto con sus hijos aplastando a Licinio representado como una serpiente, un simbolismo tomado de la doctrina cristiana que otorgaba al Arcángel San Miguel la victoria sobre el maligno.

Una pintura semejante, representa esta vez al Arcángel Miguel aplastando al dragón, la cual se convirtió en una pieza importante en el Micaelion, lo cual condujo posteriormente a la representación iconográfica tradicional del Arcángel Miguel como un archiestratega.

michel_dragon

Tras la construcción de la iglesia de Micaelion se añadió un gran monasterio. Más tarde, otras cuatro iglesias fueron construidas en Constantinopla por el emperador Justiniano dedicadas a San Miguel Arcángel. Los emperadores que sucedieron a San Constantino, hicieron que el número de iglesias dedicadas a San Miguel aumentara hasta quince.

 Miguel Arcángel

Otra iglesia dedicada a San Miguel Arcángel, también muy popular, se encontraba dentro de las murallas de la ciudad, cercano a los baños termales del emperador Arcadio. La sinaxis de los Arcángeles se celebra el 8 de noviembre (21 de noviembre, calendario juliano). Esta celebración se ha extendido por toda la iglesia. Otras fiestas dedicadas a San Miguel en Constantinopla eran: el 27 de octubre, en la Iglesia “Promotu”; el 18 de junio en la Iglesia de San Julián del Foro y el 10 de diciembre en Atenas.

De entre los emperadores bizantinos, nueve llevaron el nombre del Arcángel Miguel, empezando por el emperador Miguel I (811-813), teniéndolo así como santo patrón. Así, según la frecuencia, Miguel fue el segundo nombre más popular en el trono del Imperio Bizantino, mientras que el nombre de Constantino, fue llevado por once emperadores.

 

Traducido por psaltir Nektario

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s