Iglesia rusa

Bendecida en Sremnski Karlovci una placa conmemorativa al metropolita Antonio Khrapovitsky

190751.p 190752.p

Moscú, 16 de noviembre de 2014

Durante la visita de su Santidad el patriarca Kirill de Moscú y toda Rusia a serbia, el domingo 15 de noviembre, se bendijo una placa conmemorativa en Sremski Karlovci en memoria del metropolita Antonio Khrapovitsky, de quien se celebró el 150 aniversario de su nacimiento el día 29 de marzo de 2013, según informa el Departamento de Información Sinodal.

La placa ha sido puesta sobre las puertas del palacio patriarcal de Sremski Karlovci, que fue cedido en 1921 por la Iglesia Ortodoxa Serbia para uso de los jerarcas rusos y que fue usado como sede de la Iglesia Ortodoxa Rusa fuera de Rusia hasta 1946.

Con la bendición de Su Santidad el Patriarca Kirill, la bendición de la placa conmemorativa estuvo encabezada por el metropolita Hilarion de Volokolamsk, jefe del Departamento de relaciones exteriores de la Iglesia, del Patriarcado de Moscú. El arzobispo Miguel de Ginebra y Europa occidental (ROCOR), el obispo Crisóstomo de Zvornik-Tuzla y el obispo Vasilije de Sremski (Iglesia Ortodoxa Serbia), el rector representante de la Iglesia Ortodoxa Rusa en Belgrado, el arcipreste Vitaly Tarasyev, y el secretario de Departamento de relaciones exteriores de la iglesia, para las relaciones inter-ortodoxas, el arcipreste Igor Yakimchuk, tomaron parte también en la ceremonia.

Antes del comienzo de la ceremonia de bendición, se realizó un oficio en la catedral de San Nicolás, tras el cual, el metropolita Hilarion de Volokolamsk dio un discurso a todos los reunidos:

“Sus eminencias, venerables padres, queridos hermanos y hermanas.

Nos hemos reunido hoy aquí para conmemorar a uno de los más destacados jerarcas del siglo XX: el metropolita Antonio Khrapovitsky, cuyo 150 aniversario de su nacimiento se celebró el año pasado.

La personalidad del metropolita Antonio, un celoso pastor, eminente pensador, e inspirador y mentor del monasticismo académico, tiene un lugar especial en la historia de la Iglesia Ortodoxa Rusa.

Los últimos 15 años de la vida del metropolita Antonio hasta su muerte en 1936, los pasó aquí, en Sremski Karlovci, donde fue invitado por Su Santidad el Patriarca Dimitrije de Serbia (1846-1930), junto con otros jerarcas rusos refugiados. El patriarca Dimitrije les entregó amorosamente este espléndido edificio de la residencia patriarcal. En este sentido, sería conveniente recordar las divinas e inspiradas palabras del sabio Salomón: “Un amigo ama en todo tiempo, es un hermano nacido para tiempos adversos” (Proverbios 17:17).

Aquí, en Sremski Karlovci, también se hicieron eco de los trágicos acontecimientos que sucedieron hace casi 100 años en Rusia y que condujeron a la guerra civil fratricida y a la división dentro de la Iglesia Ortodoxa Rusa. Ahora, estos hechos han pasado a la historia. Continuamente damos gracias a Dios por su misericordia revelada en la restauración canónica dentro de nuestra Iglesia. Y nunca olvidaremos el hecho del activo amor cristiano, así como la cordial hospitalidad de la Iglesia Ortodoxa Serbia. Nuevamente, en estos días, se ha dado la bienvenida y se ha sostenido amistosamente y con profundo corazón el proceso de reunión entre la Iglesia Ortodoxa Rusa fuera de Rusia, y el Patriarcado de Moscú, dando lugar al éxito de esta iniciativa histórica.

La placa conmemorativa que se presenta hoy y que se ha producido con los esfuerzos de la Fundación Rusa de San Andrés el Primer Llamado, no es sólo un tributo a la memoria del metropolita Antonio, sino también un monumento al amor fraterno que ha unido a las Iglesias Ortodoxas Rusa y Serbia durante siglos.

¡Bendita y eterna memoria a los sabios arzobispos de Pec, a los metropolitas de Belgrado y Karlovci y a los patriarcas Dimitrije y Barnabas de Serbia!. ¡Bendita y eterna memoria a su eminencia el metropolita Antonio! Afectuosos saludos a su eminencia el obispo Vasilije de Sremski, a los residentes de Sremski Karlovci y a todos los hijos de la Santa Iglesia Ortodoxa Serbia por su sincero amor a sus hermanos de Rusia!”.

La placa conmemorativa al Primer Jerarca de la ROCOR, el metropolita Antonio Khrapovitsky, ha sido puesta en Sremski Karlovci por iniciativa de la Fundación San Andrés el Primer Llamado.

 

Ha sido producida según el diseño de un famoso escultor de Belgrado, el sr. Zlatko Kuzmanovic, que hizo un bajo relieve del metropolita Antonio Khrapovitsky, según una copia del retrato pintado por el pintor emigrante ruso, G. I. Grinkevich-Sudnik. La inscripción de la placa conmemorativa dice: “Al Primer Jerarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa fuera de Rusia, el Metropolita Antonio Khrapovitsky, 17/29 de marzo, 28 de julio (10 de agosto) 1936”.

 

En la parte derecha de la entrada se ha instalado una placa conmemorativa del mismo tamaño, dedicada al rey de Yugoslavia, Aleksandar I Karađorđević (1888-1934).

 

Fuente:

 

Traducido por psaltir Nektario B.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s