iglesia ortodoxa de rumania

El patriarca de Rumanía llevó las reliquias del santo príncipe Constantino Brancoveanu a Galati

a c e i

El 26 de noviembre de 2014, su beatitud Daniel, patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rumana, comenzó una visita canónica a la archidiócesis del Bajo Danubio. Con ocasión de la celebración de San Andrés el apóstol en la eparquía del Bajo Danubio, una delegación encabezada por Su Beatitud llevó las reliquias del santo príncipe Constantino Brancoveanu.

La racla con las reliquias fue recibida por Su Gracia Timotei, obispo auxiliar de la archidiócesis de Bucarest, frente a la Universidad del “Bajo Danubio”.

Allí siguió una procesión de las santas reliquias por las calles de la ciudad de Galati, acompañada por miles de fieles, hasta la catedral episcopal, donde fueron recibidas por Su Beatitud Daniel, patriarca de Rumanía, Su Eminencia Ciprian, arzobispo de Buzau y Vrancea, Su Eminencia Casian, arzobispo del Bajo Danubio, y por Su Gracia Lucian, obispo de Caransebes.

Tras la celebración del oficio de acción de gracias, Su Eminencia Casian, arzobispo del Bajo Danubio, agradeció al patriarca de Rumanía su presencia en la eparquía y por haber traído las reliquias de San Constantino Brancoveanu a Galati.

“Nosotros, los sacerdotes, monjes, maestros, jóvenes, y autoridades locales, recibimos con gran devoción al santo príncipe Constantino Brancoveanu ahora, en medio de los justos cristianos del Bajo Danubio, por medio de sus reliquias traídas aquí para la veneración, por Su Beatitud Daniel, patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rumana junto con una distinguida delegación. Ahora, en el Danubio, San Constantino está también en casa, en nuestros corazones, almas y vida de los fieles de aquí, donde la palabra del Evangelio fue sembrada por la misión apostólica de San Andrés, seguido por la de los santos mártires del Danubio, empezando en el siglo III, de la que también tomó parte nuestro gran príncipe. El único que puede ser considerado otro San Constantino el Nuevo de los rumanos, descendiente de San Constantino el Grande, cuya última fortaleza amurallada del imperio romano estaba en Galati, Barbosi, donde tenemos el testimonio de los primeros dacios (cristianos romanos del siglo III), que vinieron a fortalecer los muros espirituales de la gente por medio de su justa fe y amor sincero de unidad y armonía en la vida de la gente”, dijo Su Eminencia.

Su Beatitud el patriarca Daniel expuso un sermón en que mostraba que “San Constantino Brancoveanu fue un fundador de numerosos lugares de adoración. Los otomanos le reprocharon que había gastado el dinero del sultán construyendo iglesias. Pero San Constantino Brancoveanu hizo esto como signo de su amor por Cristo, por la Iglesia y por el pueblo. Fue un príncipe de paz que nunca se enzarzó en guerras. Sólo tuvo una guerra, pero no envió a los soldados rumanos, sino que pagó a soldados extranjeros para que combatieran. También fue un constructor de lugares de culto, un promotor de la cultura, de la imprenta y de las escuelas. San Constantino Brancoveanu desarrolló una monarquía de cultura o una monarquía cultural, como la llamó Nicolae Iorga. Desarrolló una cultura cristiana, una cultura de los valores fundamentados en la Escritura, en los escritos de los santos padres y en la sabiduría de los pensadores cristianos. También debemos mencionar que San Constantino Brancoveanu fue un gran benefactor de la Ortodoxia. Organizó el país y el dinero que tenía lo usó para promover, defender y desarrollar la cultura cristiana”, enfatizó el primado de nuestra Iglesia.

Tras la ceremonia, el cofre con las reliquias fue puesto para veneración de los fieles, frente a la catedral episcopal, y después se celebró la vigilia por los santos mártires Brancoveanu.

El 26 y 27 de noviembre, el patriarca de Rumanía hizo una visita a la archidiócesis del Bajo Danubio, por invitación de su eminencia el arzobispo Casian Craciun, con ocasión de las manifestaciones organizadas para la celebración de San Andrés apóstol, protector de la ciudad de Galati.

Después, el patriarca consagró la nueva sede de la oficina de peregrinación de la catedral “San Andrés apóstol”, abierta en Galati.

El jueves 27 de noviembre, a las 9 de la mañana, Su Beatitud celebró la consagración de la capilla dedicada a la Entrada del Señor y a los Santos Mártires Brancoveanu en el palacio episcopal. A las 10, bendijo e inauguró el museo de historia cristiana, cultura y espiritualidad del Bajo Danubio y visitó el museo de la archidiócesis del Bajo Danubio.

El 27 de noviembre, el patriarca Daniel bendijo, tras su vuelva a Bucarest, la nueva sede “San Juan Casiano” de la oficina de peregrinaciones de la catedral.

Fuente:

 

Traducido por psaltir Nektario B.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s