Tras los pasos de la ortodoxia

Una tradición de Navidad en la isla de Tinos

193734.p 193735.p

El pueblo de Tinos preserva sus maneras y costumbres locales como algo sagrado. Además, muchas de estas proceden de antiguas tradiciones religiosas. Estas costumbres sobreviven principalmente en los pueblos, aunque la ciudad principal también tiene sus propias tradiciones. Con todo, los locales a menudo combinan su profunda fe religiosa con su amor por los bailes y cantos, organizando regularmente fiestas locales y ferias.

Una costumbre que prueba la profunda fe religiosa de la gente de Tinos es el encendido de las Luces de Vigilia. Es una ley no escrita, que conduce a los locales a encender en todas las capillas de la isla de esta forma cada sábado por la tarde y en la víspera de la celebración de la memoria de un santo. Cada capilla tiene un propietario permanente o temporal, responsable de guardar esta costumbre. El no cumplir esta obligación es considerado como una ofensa moral que no es tolerada por los locales.

A veces, esta costumbre toma la forma de una solemne promesa religiosa. Así, mucha gente de Tinos, a menudo como una muestra de gratitud, súplica o acción de gracias a un santo, promete ir a la capilla dedicada al nombre del santo. Los peregrinos llegan a la capilla por la mañana temprano. Si las lámparas de aceite ya están encendidas, añaden más aceite para mantenerlas ardiendo y dejan la botella de aceite que traen con ellos cerca del candelabro para que pueda ser usado más tarde.

En cualquier caso, el ritual incluye el encendido de velas y la quema de incienso. Estos tres elementos rituales son el único sacrificio material que ha sobrevivido desde los primeros años del cristianismo. Su naturaleza es simbólica. Su valor no se mide por los presentes ofrecidos, sino por la devoción de los peregrinos. En general, el aceite para las lámparas representa la luz en sus almas. La llama simboliza la luz del Espíritu Santo y el resplandor de los santos que están en lo más profundo de su corazón.

Una antigua costumbre cristiana, de origen monástico, se realiza durante el tiempo de Navidad en Tripotamos. Cada año, una familia, cuyo líder recibe el título de “Kavos”, recibe la responsabilidad de cuidar de la iglesia del pueblo, que está dedicada a la Presentación de la Santa Theotokos. Entre sus responsabilidades está la de mantener la lámpara de aceite (la luz de la vigilia) colgada ante el icono de la Natividad, encendida todo el año que tiene por delante. Además, mantiene la iglesia limpia, pagan los gastos de la Divina Liturgia de Navidad, la provisión de velas, mientras que también son responsables de la elaboración de una gran vela para el oficio del día de Año Nuevo.

El día de Navidad, al mediodía, el “Kavos” invita al sacerdote y a los hombres (los cabeza de familia de todo el pueblo) a almorzar. Cada uno de los invitados tiene que traer su propio tenedor, cuchara, pan y vino, todo envuelto en una servilleta. El “Kavos” tiene que hacer preparativos para una comida de lujo, con sopas, estofados de ternera o carne estofada con salsa de tomate, hojas de parra rellena y otras especialidades locales. El vino se sirve en copas, que son tazas especiales de forma hemisférica, hechas de latón, que sólo se utilizan en esta ocasión.

Después de la comida, el sacerdote y algunos de los comensales llevan el icono de la Natividad, de la iglesia a casa del anfitrión, cantando himnos de Navidad. El icono se coloca sobre la mesa, el sacerdote reparte la prósfora, mientras todo el mundo enciende velas, similares a las usadas en el oficio de la mañana. En este momento es cuando el sacerdote nombra al próximo “Kavos”. Después de comer dulces tradicionales, el icono se lleva de vuelta a la iglesia mientras la gente canta himnos de Navidad.

Al día siguiente (26 de diciembre) todos los hombres del pueblo se reúnen de nuevo en la casa del anterior “Kavos”, para terminar las sobras del día anterior. Por lo general, las responsabilidades del antiguo “Kavos” terminan con la comida de Navidad. Sin embargo, la lámpara de aceite debe permanecer encendida hasta el último día del año. Después de la Divina Liturgia, el 31 de diciembre, se celebra una procesión con el icono alrededor de las casas del pueblo, según la costumbre del “podariko”, (primer visitante en una casa el día de Año Nuevo, lo cual se considera como buena suerte).

Hoy en día, la lista para el título de “Kavos” llega hasta 2025, lo cual significa que esta costumbre es muy popular entre los locales. Sin embargo, en tiempos antiguos, el título de “Kavos” era una elección de última hora, ya que muchas de las familias carecían de medios para llevarlo a cabo.

 

Fuente:

 

Traducido por psaltir Nektario B.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s