actualidad

Comunicado de la Iglesia Ortodoxa Serbia con ocasión de las caricaturas blasfemas aparecidas en los medios de comunicación serbios

iglesia ortodoxa serbia caricaturas blasfemas

 

En estos días en los que debemos celebrar la fiesta de la Natividad de Cristo en paz y en gozo, la noticia según la cual terroristas han matado en París a doce personas en su lugar de trabajo, ha entristecido profundamente y asombrado a todo el mundo. El mundo civilizado condena este crimen odioso. Junto con todo el pueblo ortodoxo serbio, expresamos nuestras condolencias a las familias de las víctimas y elevamos nuestras oraciones por el reposo del alma de los difuntos. Al mismo tiempo, constatamos que algunos de nuestros medios de comunicación electrónicos y escritos han publicado representaciones en forma de caricatura del profeta islámico Mahoma, sin tener en cuenta el hecho de que este método hiere muy groseramente los sentimientos religiosos y las convicciones de nuestros conciudadanos de religión islámica y que (ya sea involuntariamente o por una ignorancia elemental, esto no los libra de su responsabilidad) alientan la intolerancia, vista la enemistad abierta hacia los musulmanes, es decir a la comunidad islámica. La burla hacia figuras históricas que han formado la identidad religiosa de cientos de millones de nuestros contemporáneos se encuentra fuera de los límites de la ley garantizando la libre expresión y es absolutamente inadmisible. Apelamos a los colaboradores de nuestros medios de comunicación a cesar inmediatamente este tipo de violencia espiritual y a respetar los sentimientos religiosos de todos los ciudadanos. Expresamos nuestra solidaridad con nuestros hermanos musulmanes y les aseguramos que los fieles de la Iglesia Ortodoxa Serbia, cuyos sentimientos religiosos son igualmente el objeto de estos, de la misma forma blasfema, no aprueban en nada tal concepción de la libertad de creación ni tal concepto de la sociedad secular. A tales provocaciones, nosotros reaccionamos con la oración de Cristo: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”, y por la oración del protomártir de la Iglesia del Nuevo Testamento, el santo archidiácono Esteban: “Señor no les cuentes este pecado”. La primera frase fue pronunciaba, según cabe señalar, desde la Cruz, tras la crucifixión de Cristo, con respecto a los que lo habían crucificado, mientras que la segunda fue dicha justo antes de que San Esteban expirara, mientras era lapidado por los falsos celosos de la fe en Dios. ¡Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad!

Obispo Irineo de Bačka, portavoz de la Iglesia Ortodoxa Serbia

 

Fuente: 

 

Traducido por psaltir Nektario B.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s