actualidad

“Me dijo que Dios no nos abandonaría”. Se han conocido las circunstancias de la muerte del padre Ilia Kartozia

194822.p

Tbilisi, 14 de enero de 2015

El archimandrita Ilia (Kartozia) salvó las vidas de una mujer griega y su pequeña hija en el ferry Norman Atlantic a costa de su propia vida. El periódico italiano La Republica cuenta los detalles del incidente.

Los testigos cuentan cómo el monje georgiano salvó sus vidas a costa de su propia vida. El archimandrita Ilia, abad del monasterio de San David el Constructor de Mtskheta, encabezó el equipo de rescate entre los pasajeros que evacuaban a personas del ferry incendiado, según informa el portal Geomigrant.

Uno de los supervivientes de la catástrofe, llamado Irakli, dijo que el padre Ilia lo consoló en su momento de desesperación y le dio la fuerza para rescatar a su hijo de 9 años, a su mujer y a otros familiares. “Fue él quien me salvó y me dio fuerza”, dijo Irakli al periódico italiano.

Cuando el fuego se inició, Irakli cogió a su hijo y echó a correr, pero fue vencido por el miedo. “El padre Ilia me dijo que me calmara, que pensara en Dios y creyera que nuestras vidas se salvarían”.

“Me dijo que Dios no nos abandonaría y nos mostró qué dirección debíamos tomar”. Cuando llegó su torno de tomar un bote salvavidas, el padre Ilia vió a una mujer con una niña pequeña, que probablemente era griega, y les cedió su lugar, permaneciendo él mismo en el barco envuelto en llamas. Pero cuando abandonó el ferry, la cuerda se rompió y el sacerdote cayó al mar embravecido”.

Según testigos del hecho, el archimandrita no pudo alcanzar el chaleco salvavidas que se le había lanzado y así se ahogó. El padre Ilia estaba en el ferry Norman Atlantic pues estaba haciendo una peregrinación a Bari para venerar las reliquias de San Nicolás. Llevaba iconos consigo.

Según el canal de televisión italiana Rai 2, más tarde, el cuerpo del sacerdote junto con su mochila con iconos fueron encontrados en la playa de Leche, Italia.

El hecho heroico del sacerdote ya ha provocado una amplia respuesta pública en Georgia, y muchos lo comparan con el gran teólogo, historiador y figura eclesiástica, el archimandrita Grigol Peradze (1899-1942), que ayudó a judíos durante la Segunda Guerra Mundial, y por tanto fue capturado y llevado a Alemania. Fue martirizado en el campo de concentración nazi de Auschwitz, cuando entró en una cámara de gas en lugar de otro hombre. El nuevo mártir, Grigol, fue canonizado por la Iglesia Ortodoxa de Georgia en 1995.

Testigos presenciales informan que el archimandrita Ilia permaneció al lado del capitán y estuvo rezando hasta el último minuto de su vida.

Los restos del padre Ilia regresaron a Georgia el pasado sábado.

 

Fuente: 

 

Traducido por psaltir Nektario B.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s