Iglesia rusa

100 aniversario de la dormición de San Rafael, obispo de Brooklyn

2015-0227-straphaelhawaweeny1

 

Peregrinos de toda América del norte se reunieron en el monasterio de San Tikón, South Canaan, PA, el 28-29 de mayo de 2000 para celebrar la glorificación del primer obispo cristiano ortodoxo en ser consagrado en suelo norteamericano, San Rafael Hawaweeny.

El 27 de febrero de 2015, marca el 100º aniversario del reposo de San Rafael. Sus muchos viajes misionales y pastorales por toda Norte América para reunir a los fieles cristianos ortodoxos del Medio Oeste han dejado huella. Cayó enfermo a principios de 1915, soportando pacientemente sus enfermedades en casa. A las 12:40 del 27 de febrero, se durmió en el Señor.

Desde su juventud, el gran gozo de San Rafael fue servir a la Iglesia. Cuando llegó a América, encontró a un rebaño disperso y lo reunió. Nunca lo descuidó, sino que viajó por toda América, Canadá y México buscándolo para cuidar de él. Impedía a este rebaño alejarse de la fe y lo protegía de todo mal espiritual. Durante los 20 años de su ferviente ministerio, alimentó a los fieles y les ayudó a crecer. En el momento de su muerte, la misión siro-árabe tenía 30 parroquias y 25.000 fieles.

San Rafael también fue un gran erudito y autor de muchos libros. Escribió muchos, si no casi todos, los artículos que aparecieron en “The Word Magazine”, publicado aún por la archidiócesis cristiana ortodoxa antioquena de Norte América. Mientras servía a su propia comunidad árabe, se acercó igualmente a los griegos y rusos, hablándoles en sus propias lenguas. Profundizó en la lengua inglesa y alentó a que se usara en los oficios de la iglesia y los programas educativos.

San Rafael estuvo en contacto con mucha clase de gente, y fue un padre gentil con todos ellos. Conquistó su amor y respeto amándolos en primer lugar, y también por su calurosa personalidad y excelente carácter. Siempre fue amable, misericordioso y condescendiente con los demás, pero era estricto consigo mismo. Habiendo realizado muchas buenas obras durante su vida terrenal, entró en el gozo de la vida eterna, donde con los ángeles y los santos que fueron antes de él, ofrece oraciones incesantes y alabanzas a Dios.

Que por las oraciones de nuestro padre entre los santos, el obispo San Rafael, podamos también ser hechos dignos del reino del cielo.

 

Fuente:

Traducido por psaltir Nektario B.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s