conflictos general

Oficio de difuntos en Belgrado con ocasión del 16º aniversario de los bombardeos a Serbia por la OTAN

oficio recordatorio bombardeo de la OTAN en serbia

Monseñor Arsenio, obispo de Toplica y vicario del Patriarca de Serbia, celebró el 24 de marzo, y con ocasión del 16º aniversario de la agresión de la OTAN contra Serbia, un oficio de difuntos por los muertos de la 250º división antimisiles del ejército serbio. El oficio de oración tuvo lugar en el complejo de la Academia militar y de la caserna de Banjica, cerca de Belgrado, ante el monumento a los soldados y oficiales de esta unidad que dieron su vida por la defensa de Serbia durante la agresión de la OTAN en 1999. Después de rendir homenaje a los héroes desaparecidos, cuyos nombres fueron pronunciados, el obispo Arsenio se dirigió a los oficiales, soldados y familiares de los desaparecidos:

“Señores oficiales, sub-oficiales y soldados, queridos hermanos y hermanas. En el Evangelio según San Juan, nuestro Señor Jesús Cristo nos dice lo siguiente: “Nadie puede tener amor más grande que dar la vida por sus amigos” (Juan 15:13). Este amor santo y desinteresado ha ornado a nuestros valientes soldados, que ofrecieron su vida en el altar de la patria, defendiendo a su país, sus familias, sus amigos, sus hogares. Después de haber sido alimentados desde las entrañas de una madre serbia, en las que late un corazón lleno de libertad, no han dudado ni un instante en tomar la defensa de su patria, a pesar de la superioridad del adversario. Han marchado sin temor, resueltamente, siguiendo los pasos de sus ancestros que, durante siglos, han regado con su sangre la tierra serbia mártir, defendiendo la verdad, la justicia, la libertad, el honor y la dignidad. Hoy, 16º aniversario del comienzo del bombardeo de Serbia por la OTAN, recordamos a todos los militares y civiles inocentes que perecieron. Estos ciudadanos de la República de Serbia no eran culpables de nada, si no es de haber vivido en este espacio de tierra, al sureste de Europa, respirando el mismo aire, calentados por el mismo sol, disfrutando de la vida, y amando su país más que a todos los demás pueblos del planeta. El amor a Dios, el amor a los santos lugares serbios, el amor a Kosovo, este lugar serbio crucial, está considerado como un pecado, pues su amor se dirigía por el camino de los poderes de este mundo. Han llevado valientemente su cruz la han izado en el Gólgota, conducidos por el ejemplo del príncipe Lázaro y los héroes de Kosovo, llevando en sus corazones las palabras de la madre Eufrosina, madre del príncipe Marko (canto épico serbio): “Hijo mío, no debes perder tu alma; es preferible que pierdas la vida, más bien que pecar contra tu alma”. Hoy, en todas las iglesias ortodoxas de Serbia, se elevan oraciones por la salvación de sus nobles almas, a fin de que el Señor los acoja en Su seno y los ponga en la morada de los justos, allí donde no hay pena, ni dolor, ni lamento, en el reino eterno del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. ¡Que su memoria sea eterna!”.

 

Fuente: 

Traducido por psaltir Nektario B.

/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s